domingo, 22 de abril de 2018

UNA LEY ES POCO -
לא מספיק חוק אחד
- ONE LAW IS NOT ENOUGH
Berlín se pondrá Kipá para protestar contra el antisemitismo
http://visavis.com.ar/?p=89684
LocalesUn especialista disertó sobre el “milagro económico israelí” 21 de abril de…

ELDIARIOCBA.COM.AR

Contextos

Qué tiene que hacer EEUU en Oriente Medio

Por Clifford D. May 

bandera-eeuu-america-940x622
"Casi 40 años después de la revolución islámica iraní, y casi 17 después del 11-S, hemos de entender que el yihadismo representa una amenaza tan seria como lo fue el comunismo. Los líderes americanos no siempre lucharon en la Guerra Fría con sabiduría. Pero librar la Guerra Fría fue necesario"
¿Podemos al menos estar de acuerdo en que la decisión del presidente Trump de bombardear tres instalaciones de armas químicas de Bashar al Asad, vasallo de la República Islámica de Irán y de Rusia, estuvo en consonancia con los valores americanos?
El gaseamiento de civiles por parte de dictadores es –al menos para la mayoría de nosotros– tanto moralmente repugnante como indudablemente criminal. Los que condonan dichas prácticas, así como los que se limitan a murmurar, contribuyen a normalizarlas.
La guerra siempre será un infierno, pero para hacerla menos infernal la gente civilizada fija una serie de normas y las hace cumplir. Si no está seguro de que el señor Trump hizo lo correcto, imagine lo opuesto, que hubiese dejado que esa línea roja fuera traspasada con impunidad una vez más.
Una nota para aquellos que creen que el señor Trump debería haber golpeado con más contundencia: si el presidente hubiera lanzado un ataque así sin aliados, lo habrían descalificado por unilateralista. Fue imperativo persuadir al presidente francés, Emanuel Macron, y a la primera ministra británica, Theresa May, para que se sumaran a la operación. ¿Lo habrían hecho si hubiera sido más agresiva? Lo dudo.
¿Podemos además estar de acuerdo en que ese ataque era beneficioso para los intereses nacionales de EEUU? Una razón importante para sostener tal posición: no basta con que los enemigos sepan que tenemos un gran poder. Hay que convencerlos de que estamos preparados para emplearlo cuando lo consideremos necesario, sin permiso del Consejo de Seguridad de la ONU, donde Rusia y China, Estados autoritarios y antiliberales, tienen derecho de veto. Cuando la amenaza del uso de la fuerza por parte de EEUU resulta creíble, es menos probable que nuestros adversarios nos pongan a prueba. Pero, como pasa con el mantenimiento de los jardines, la disuasión requiere repetición. Nuestra embajadora ante la ONU, Nikki Haley, hizo lo correcto al advertir de que EEUU está completamente preparado para atacar de nuevo si el señor Asad y sus patronos así lo requieren.
Así las cosas, la misión fue exitosa tanto en términos de valores como en términos de intereses. Ahora espero que el señor Trump emprenda misiones más trascendentales. El presidente y su rehecho equipo de consejeros han de determinar cuáles son los objetivos prioritarios para la seguridad nacional de EEUU en Siria y el resto de la región, así como la mejor estrategia para alcanzarlos.
Esa estrategia tiene que ser consistente con la más amplia Estrategia Nacional de Seguridad (ENS) que anunció el presidente Trump a finales del año pasado. A diferencia del presidente Obama, que pensaba que los teócratas de Irán podían ser engatusados y comprados para que cumplieran con lo que él denominaba sus “obligaciones internacionales” y que les preguntaba si serían tan amables de demostrar que su programa nuclear era “enteramente pacífico” (no lo era y no lo es), la ENS del señor Trump no se hace ilusiones con respecto al régimen de Teherán, un “régimen canalla”, según refiere el propio documento; un régimen que patrocina el terrorismo y “llama abiertamente a nuestra destrucción”. Esto debería ser obvio: no sólo no beneficia a los intereses nacionales de EEUU que vastas extensiones del Medio Oriente estén gobernadas por un Estado Islámico comprometido con la yihad global, tampoco lo hace el hecho de que vastas extensiones del Medio Oriente estén dominadas por una República Islámica comprometida con la yihad global.
A fin de crear un imperio así es por lo que los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní y las milicias chiíes procedentes de otros países están desplegadas en Siria. Las fuerzas americanas, junto con sus aliados árabes y kurdos, han liberado cerca de un 30% del territorio sirio que estaba en manos del Estado Islámico. Como consecuencia, ahora controlamos el 90% de la producción petrolera siria de preguerra, que vale miles de millones de dólares. ¿Podemos estar de acuerdo en que abandonar esos recursos, de hecho entregárselos a Teherán, Moscú y el asesino de masas de Damasco, sería un error?
Entiendo que muchos de los seguidores del señor Trump no estén entusiasmados con la perspectiva de que las tropas norteamericanas permanezcan en Siria. Aunque estaban en contra del presidente Obama en la mayoría de los asuntos, no necesariamente rechazaban su política deretirarse del turbulento Oriente Medio.
Pero es que esa política ha resultado en la muerte de más de medio millón de personas y en el desplazamiento de otros 11 millones; por ahora. Así como en una avalancha de refugiados sobre Europa y en el incremento del peligro para las naciones proamericanas del Medio Oriente, entre las que se cuentan Arabia Saudí, Irak, Jordania, Emiratos e Israel.
Casi 40 años después de la revolución islámica iraní, y casi 17 después del 11-S, hemos de entender que el yihadismo representa una amenaza tan seria como lo fue el comunismo. Los líderes americanos no siempre lucharon en la Guerra Fría con sabiduría. Pero librar la Guerra Fría fue necesario.
La perspectiva de otro conflicto largo y de baja intensidad no es atractiva. Pero la alternativa no es la paz, sino un conflicto de alta intensidad o –siempre es una opción– la rendición a cámara lenta de EEUU y Occidente. “Mejor rojos que muertos”, era lo que solían decir los derrotistas en tiempos de la Guerra Fría. Parafraseando a Edmund Burke –que no era lo que se dice un neocon–, todo lo que se necesita para que el mal triunfe es que las naciones buenas no hagan nada. El triunfo del mal no redunda en beneficio de América, espero que estemos de acuerdo. Entre tanto, el número de naciones buenas dispuestas a y capaces de proyectar poder más allá de sus fronteras no crece y los bárbaros cada vez son más audaces.
Si América sigue siendo buena –por no hablar de great again–, no podemos retirarnos precipitadamente de los campos de batalla, reforzar a los autoritarios que dominan la ONU y tratar de apaciguar a los totalitarios que han jurado destruirnos. Ese era el approach del señor Obama. ¿No podemos estar de acuerdo –al menos la mayoría de nosotros– en que el señor Trump debería seguir otro derrotero?
© Versión original (en inglés): Foundation for Defense of Democracies (FDD)
© Versión en español: Revista El Medio

La ciudad vieja y las zonas más cosmopolitas se pueden ver en varias escenas.…

UNITEDWITHISRAEL.ORG


JADASHOT / NOTICIAS del 22/4/2018.
Boker tov, buenos días desde Israel y España.
La eliminación del Ingeniero Fadi Al Batash, en Kuala Lumpur, que Hamás atribuye al Mossad israelí, es otro intento de descubrir a Malasia como el país donde se reclutan estudiantes adictos al movimiento terrorista, reciben instrucción en Turquia y son enviados a Judea y Samaria como células durmientes dispuestas a la acción.
El Ministro de Relaciones Exteriores de Irán dijo que los intentos de Alemania y Francia de tranquilizar a Trump no dan ningún resultado. Según él, EE.UU. no solo no cumplió su parte en el tratado nuclear sino que exige aun más. Para EE.UU. "todo lo que es mío es mío y todo lo que es tuyo es para conversar". Afirmó.
En las preparaciones para una carrera de botes en el sur de China, dos de ellos se hundieron muriendo 17 personas.
Murió en Japón la mujer más anciana del mundo a la edad de 117 años.
Arabia Saudita derribó un aparato de vuelo que se hallaba en las cercanías del Palacio del Rey en Riad.
El Ministro Bennett: impedir el sepelio del ingeniero que murió en Malasia hasta que no se devuelvan los cuerpos de nuestros muertos.
Unas 80 personas se manifestaron ayer frente a la casa del Ministro Kahlon en Haifa, llamando a aumentar las pensiones a personas de la tercera edad y a personas impedidas físicamente.
Una delegación de Hamás saldrá hacia Malasia para investigar la eliminación del Ingeniero.
Tzahal se propone investigar la muerte del adolescente: "Hamás envía niños y jóvenes como escudos humanos".
India impuso la pena de muerte a los violadores de niños/as menores de 12 años.
Siria: los inspectores que investigan el uso de armas químicas visitaron la periferia de Damasco.
Unas 150.000 personas visitaron las playas del Mar de Galilea en el fin de semana del Día de la Independencia.

Listos para un vuelo acrobático 360 grados sobre Israel? (Video de Domingo)

Créditos de las imagenes: IDF.
Listo para despegar con el equipo acrobático? Uno de las tradiciones mas esperadas el dia de la independencia de Israel, son los vuelos que la fuerza aérea despliega a lo largo y ancho de país.
Con este video de vuelo acrobático 360 hoy ustedes estarán sentados en la cabina del piloto! 360 grados en el 70º Día de la Independencia de Israel.

Vuelo acrobático



 

 

El Rabino que salvó chicos de Buchenwald MILIM CULTURAL

La increíble historia de Einstein y el rabino ortodoxo que salvó a los chicos de Buchenwald
11 De Abril De 2018
Fuente: Rabina Naomi Levy Read more: https://forward.com/scribe/398552/the-incredible-story-of-einstein-and-the-orthodox-rabbi-who-saved-the-boys/
El 11 de abril de 1945, las fuerzas de los Estados Unidos liberaron el campo de concentración de Buchenwald. Entre los libertadores había un hombre cuya historia poco conocida puede enseñar a nuestro mundo cómo responder a los cientos de miles de refugiados traumatizados y apátridas de la actualidad. Descubrí a este hombre por accidente. Hace cinco años, tropecé con una descripción conmovedora de nuestra relación con el universo por parte de Albert Einstein:
Un ser humano es parte del todo, llamado por nosotros "Universo", una parte limitada en tiempo y espacio. Se experimenta a sí mismo, a sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto, una especie de delirio óptico de su conciencia. El esfuerzo por liberarse de este engaño es el único tema de la verdadera religión... Debajo de las palabras de Einstein, vi una nota entre paréntesis, "una carta a un padre afligido". Decidida a descubrir a quién estaba escribiendo Einstein, descubrí que el padre anónimo y afligido que buscaba la comprensión espiritual del físico más grande del mundo era en realidad un rabino.
El rabino Robert Marcus nació en 1909 en Jersey City, Nueva Jersey. Fue ordenado rabino ortodoxo en 1931. Cuando Estados Unidos entró en la guerra, el rabino Marcus inmediatamente se alistó para convertirse en capellán judío en el ejército del general Patton. Tenía una esposa y dos hijos pequeños, pero no podía quedarse en casa cuando sabía que tenía el deber de consolar a los hombres en la batalla. El rabino Marcus fue capitán de la Ninth Tactical Air Unit y recibió seis estrellas de combate y la Estrella de Bronce. Estaba allí en las playas de Normandía y luego en el sur de Francia y en Alemania, donde consolaba  a los soldados asustados, heridos y moribundos.
Y luego, el 11 de abril de 1945, el rabino Marcus fue uno de los primeros capellanes en ingresar al campo de concentración de Buchenwald y participar en su liberación. Mientras caminaba por Buchenwald, vio la indescriptible inhumanidad. Cadáveres amontonados, el hedor de carne quemada. Mientras se in ternaba más profundamente en este mundo infernal, encontró algo increíble: niños. Los niños fueron los primeros en ser enviados a la muerte en los campos de concentración. Pero sorprendentemente, el rabino Marcus descubrió a 904 niños judíos que habían sido escondidos y salvados por los reclusos del campo. Estaban desnutridos, pero vivos.
Estos jóvenes se convirtieron en la misión personal del Rabino Marcus. Entre ellos se encontraba un niño de dieciséis años llamado Eliezer que parecía más muerto que vivo. El mundo lo conoció como Elie Wiesel. Setenta años después, Elie Wiesel habló conmigo sobre el rabino que fue su salvador. Elie me dijo que estaba asombrado con el rabino Marcus. Él dijo: "Naomi, la distancia de nosotros, los muchachos, al rabino Marcus era como la distancia de la tierra al sol".
Estos huérfanos no tenían un hogar al que regresar. El rabino Marcus se encargó de convertirse en su hogar, con los brazos lo suficientemente amplios y un corazón lo suficientemente grande para abrazarlos a todos. Por supuesto, cuando miraba las bellas caras de estos niños huérfanos, no podía evitar añorar a sus propios hijos en su casa, a quienes extrañaba tan terriblemente. Pero el rabino Marcus se quedó en Buchenwald, comprometido a restaurar la salud de estos niños y encontrarles una nueva vida. Él sostuvo discusiones personales y dirigió servicios religiosos. Quería enseñarles a creer en un nuevo día, a confiar nuevamente, a tener fe nuevamente. Después de varias semanas, el rabino Marcus logró arreglar el paso seguro de cientos de chicos de Buchenwald a Francia.
En la víspera de ese viaje, el Rabino Marcus se puso de pie orgullosamente, sonriendo para una foto debajo de una gran pancarta que había sido creada para los niños en honor a esta feliz ocasión. Decía: "Estamos comenzando una vida nueva y libre". El rabino Marcus se dio cuenta por su experiencia en Buchenwald de que los sobrevivientes de la guerra y las atrocidades, necesitaban cuidado y protección. Se convirtió en director político del Congreso Judío Mundial y su representante clave ante la ONU. Trabajó día y noche para ofrecer información para el encuadre de las políticas de la ONU sobre los derechos humanos y los pueblos sin Estado. Lo que comenzó como una misión para encontrar hogares para refugiados judíos se convirtió en una campaña para todas las personas apátridas.
En febrero de 1948, el rabino Marcus presentó a la ONU su propuesta de cinco puntos que daría a todas las personas que se convirtieran en apátridas "sin culpa propia" al "cambiar las fronteras nacionales o las migraciones forzadas" derechos civiles y económicos completos en su país de residencia. Bajo la propuesta de "Convención para Terminar con la Apatridia", del rabino, "la ONU emitiría documentos de identidad y viaje de personas apátridas que deberían ser reconocidos por cualquier país signatario de la ONU". Lo que el rabino Marcus vio como inmediato y necesario, entonces parece profético ahora. En realidad, el rabino Marcus entendió entonces que estaba luchando no solo por la supervivencia judía, sino por el alma de la humanidad.
En el verano de 1949, el rabino Marcus estaba a bordo de un barco que se dirigía a Francia para pedir una mejor protección para los judíos que quedaban en Europa cuando escuchó la noticia de que sus tres hijos habían contraído la polio. Corrió a casa solo para descubrir que Jay, su amado hijo de once años, su primogénito, había muerto. El rabino Marcus había protegido y cuidado a tantos niños, pero no pudo salvar a su propio hijo. El dolor y la culpa fueron abrumadores. En su agonía, el rabino Marcus se acercó a Albert Einstein en busca de ayuda. Einstein le devolvió su hermosa descripción del universo.
En solo tres oraciones a un afligido padre, Einstein logró pintar un cuadro de una vida universal que existe en el aquí y ahora. Según Einstein, el objetivo final de la religión es ayudarnos a ver y experimentar ese todo más grande del que todos formamos parte. Él creía que tenemos el poder de liberarnos de la ilusión de que somos entidades separadas, cuando en realidad todos estamos entrelazados en una red elaborada e infinita.
Once meses después de recibir su respuesta de Einstein, el 18 de enero de 1951, el rabino Robert S. Marcus murió de un ataque al corazón. Tenía cuarenta y un años. Él merece ser recordado hoy no solo como una ocurrencia posterior anónima bajo la famosa cita de Einstein. El rabino Marcus vivió la verdad de Einstein.
Si estuviera vivo hoy, estoy segura de que nos instaría a vernos en la cara de los refugiados de las guerras y la violencia en África, Medio Oriente y América Central. Pidió a todas las naciones que extiendan su ayuda para que las personas sin hogar y sufrientes del mundo puedan pararse bajo una pancarta que declare "Estamos comenzando una vida nueva y libre".